TOP
Image Alt

teresa díaz guzmán

Turbo: la carrera del caracol

A estas alturas, todos estáis al tanto de que hasta hoy se celebra la fiesta del cine y, espero, habéis ido a ver, como mínimo, una peli. La verdad es que llevo años sin ir al cine tanto como me gustaría pero he decido cambiar eso: ahora que tengo tiempo, recuperaré esa vieja y bonita costumbre. Ya sabéis, aplico eso de ver el lado bueno del paro.

Vistas las colas en toda España, lanzo la reflexión, nada original estos días: ¿seguro que el precio no influye en que las salas estén vacías? ¿Seguro? Evidentemente, si las entradas costaran siempre 3 euros, no habría tantas proyecciones con menos de diez espectadores. Mientras bajan o no bajan los precios en la taquilla, hay otras soluciones para ver cine en pantalla grande. Las filmotecas y las salas de reestreno tienen las pelis a 3 euros o menos durante todo el año.

turbo caracol cine

 

Por la fiesta del cine, ayer vi Turbo, la historia de un caracol que sueña con la velocidad. Acabo de leer una crítica de El séptimo arte que la puntúa con un 4 sobre 10: para gustos, los colores. A mí me gustó mucho, aunque sea dulzona y acaramelada. Tal vez sea justo eso lo que necesito en este momento, alguien que me diga, como a Turbo: «No hay caracol más tenaz que tú, así que sal de tu concha y gana esta carrera». Valga por carrera, un trabajo.

 

 

Turbo caracol película

Hay días de esos en que no saldrías de la cama, en que quedarte en el sofá bajo una manta, dormitando, se presumen como el paraíso. Días malos, vamos. Y la gente alrededor no ayuda: se conforman y quieren que tú también lo hagas. «Cuanto antes aceptes la gris, miserable realidad de tu existencia, serás mucho más feliz», le dicen a Teo –así se llama el protagonista–. ¿En serio? ¿Aceptar que la vida es gris me hará feliz? ¡Ni de coña!

 

Por eso me mola Turbo, porque sueña en colores y, rápido o lento, avanza.

Post a Comment