TOP
Image Alt

teresa díaz guzmán

Vidas al límite

Soy seguidora de Juanjo Millás desde hace muchos años: sus libros, sus columnas y sus apariciones en la radio. Me fascina sobre todo la capacidad que tiene ese hombre de ver una dimensión extra de la realidad diaria. Tú ves la misma calle de siempre, la misma finca, el mismo portal y la misma casa de siempre… y él da una vuelta de tuerca a esa realidad que estás cansado de mirar.

Y tú piensas, ¿cómo no se me había ocurrido antes? Igual intercalas un taco, posiblemente. Esa misma forma de contar, única y singular, se traslada de la literatura al periodismo. Columnista habitual en la prensa española, esta obra en concreto, Vidas al límite, recoge algunos de los reportajes publicados en El País.

Juanjo Millás Vidas al límite

Millás nos acerca la realidad de personajes famosos como Pasqual Maragall, Penélope Cruz o Pedro Almodóvar, pero también la de personas anónimas con algo que contar: un ama de casa con su rutina, una madre trabajadora, un ciego, una prostituta… Con cada una de estas historias he aprendido algo. Esas personas, famosas o no, son un ejemplo de sentido común y de cómo ver el lado bueno de cosas que no necesariamente lo son. Pero no siempre podemos elegir, o sí: podemos elegir la actitud que tomamos.

Os dejo sólo tres frases que he subrayado al leer Vidas al límite, como muestra, aunque conocer a cada uno de los protagonistas es una experiencia que va mucho más allá de este resumen.

Dr. Baselga, oncólogo
«Yo soy optimista y creo que estamos cerca. En los últimos diez años, por ejemplo, se ha avanzado más en la curación del cáncer de mama que en toda la historia de la humanidad. De hecho, la mortalidad por cáncer de mama está bajando un 2% anual. Pero de esto no se informa. Cuando los políticos consiguen bajar medio punto la inflación, en cambio, salen en la primera página de los periódicos.»

Penélope Cruz
«–De los catorce a los diecisiete –dice– trabajé como una burra. […] Pero aquella época de rigor estaba llena de misterio también. Deseaba las cosas con tal intensidad que a veces sucedían.
–Al salir de casa, si pensaba en Almodóvar, él aparecía. Lo vi en un bar que se llamaba Gloria, donde empecé a salir de noche, y en la calle y en un cine, antes de que nos presentaran. Mi vida, si lo pienso, está llena de casualidades.»

Vidas al límite: Mercedes Grande Mercedes Grande, mujer trabajadora dentro y fuera de casa
«La de cosas, piensa uno, que han de funcionar para que la vida discurra sin grandes sobresaltos: el coche (que a veces se estropea), el tráfico, el teléfono móvil, la meteorología, la salud de los niños, la de los padres…»

A leer este verano, ¡venga!

Post a Comment