TOP
Image Alt

teresa díaz guzmán

¡Papá, quiero vacaciones!

Ya estamos en agosto. Otra exclusiva como lo de las olas de calor entre junio y septiembre… Uf. Retomo: estamos en agosto. Aunque eso de parar el país por completo ya es pasado, está bien tomarse unas vacaciones, aunque sólo sean unos días. Y sí, si estás buscando trabajo, también te mereces un descanso.

Puede sonar frívolo y poco serio pero, partiendo del hecho de que buscar trabajo es un empleo a jornada completa, es aconsejable descansar en algún momento. No sólo por el desgaste físico sino, sobre todo, por el agotamiento mental. El cambio de horarios, la falta de la rutina laboral y la incertidumbre son las mayores causas de estrés entre mis amigos parados. Así que descansa, ¡desconecta!, aunque sólo sea un finde largo.

Pero, ojo, si estás cobrando prestación por desempleo no puedes salir del país sin comunicárselo a papá estado. A mí no me lo avisaron en las entrevistas del paro ni tampoco me ha hecho falta por el momento pero, ya sabéis, «la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento». Así que si estás pensando en viajar al resto de Europa –¡quién no ha pensado en exiliarse alguna vez tal y como está todo!– pasa antes por tu oficina para avisar.

Tienes que justificar tu ausencia, sea cual sea la razón por la que viajas, y el plazo máximo es de 15 días. Pero, bueno, si decides ir a otro país europeo a buscar trabajo, el Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) puede autorizarte un máximo de tres meses y una prórroga de otros tres meses.

En caso de no comunicar previamente la ausencia, pueden imponerse sanciones que van desde un mes sin cobrar la prestación hasta la pérdida de la misma y la obligación de devolver todo lo cobrado. Entonces, ¿qué? ¿Nos vamos de vacaciones? 🙂 Y, más allá de viajar o no, ¿qué haréis vosotros para desconectar un poco este verano?

Post a Comment