TOP
Image Alt

teresa díaz guzmán

lavanda recuerdos

lavanda

Lavanda. Ése es para mí el olor de la ternura. Seca, deshecha, en bolsitas de algodón blanco, bordadas con punto de cruz. Saquitos con flores amarillas, con la inicial de mi nombre en distintos colores. Algunos con estrellas. Encontraba esas bolsitas repartidas entre la madera del cajón y mis bragas y camisetas de tamaño infantil. Todas blancas. Tan blancas como el pelo de mi abuela. Cuando dejé de ser una niña, dejé atrás esa ropa de hilo. Una mañana, años después, ya adulta, al tocar el acrílico de mi ropa interior, moderna y de colores, me puse a llorar. Mi marido me vio sentada en el suelo, ante los cajones del armario, llorando:

–Mis bragas ya no huelen a lavanda.

No entendió nada.

Post a Comment