TOP
Image Alt

teresa díaz guzmán

sensaciones tacto

sensaciones

El contacto de la barra es frío y me incomoda. Noto el vello de los brazos erizado y un calor extraño en la nuca. Un calor, esta vez pegajoso, me golpea la cara al abandonar el refugio del metro. Mis pasos son lentos y el contacto con el suelo me parece líquido. Apoyado contra un árbol, me deslizo hasta el suelo, y sus nudos arañan mi columna. El aire es caliente, asfixiante, excesivo para la primavera. Cierro los ojos, respiro despacio, acompañando mentalmente el recorrido del aire hasta mis pulmones. De nuevo, un escalofrío, en la nuca otra vez, un roce casi imperceptible. Mi mano derecha busca la trasera del cuello, frota y algo se mueve desde una falange hasta el dorso de mi mano. El mismo cosquilleo, muchos años atrás, en las piernas. Lento, infantil, es el paseo de las hormigas.

Post a Comment