TOP
Image Alt

teresa díaz guzmán

maleta dudas

la bolsa de viaje

Dos camisetas, un jersey, calcetines, bragas y sujetadores. En la bolsa de aseo: tiritas, gomina, bastoncillos, pasta y cepillo de dientes, y un montoncito de salvaslips. Cerró la cremallera y la colocó junto al montón de ropa. Se quedó de pie ante la cama, los brazos cruzados sobre el pecho, repasando lo que se tenía que llevar mientras lo iba metiendo en la bolsa de viaje. Cogió un par de condones del cajón de la mesilla y los metió en la bolsa de aseo. Volvió a abrirla y los sacó, los sostuvo en la mano, sopesándolos, y volvió a meterlos. “Es que hace mucho tiempo que no hablamos solos, tranquilamente, con tiempo por delante…” y a su novio le pareció bien que se fuera un finde a ver a su ex. Sacó los preservativos de la bolsa de aseo. Le quedaban solo unos minutos para salir. Su novio la llevaría hasta el aeropuerto y le daría un beso de despedida y le diría “cuídate, cielo, pásalo bien y recuerdos a Ignaci”.  Los sostuvo en la mano por tercera vez y no se arriesgó a dejarlos en la mesilla. Guardó la bolsa de aseo y cerró la mochila.

-Ya estoy lista, cielo. ­

Y bajó hasta el garaje, cogida de la mano de su chico.

Comments (1)

  • martasalvadorvelez

    Me encanta cómo has transmitido las dudas de ella. Y la ingenuidad del novio. En muy pocas líneas nos has mostrado tres personajes complejos. Me gusta.

    reply

Post a Comment