TOP
Image Alt

teresa díaz guzmán

cementerio escalera

la escalera

Ni subido a una escalera conseguiría besarte. Lo he intentado muchas veces, cada vez que voy de visita, qué expresión absurda. Me digo que nunca se sabe cuándo puede producirse la magia, aunque ni yo mismo me lo creo. Despacio, levantando los pies sólo lo justo para rebasar cada peldaño de la escalera, consigo subir al andamio frente a los nichos y mis labios tropiezan, de nuevo, con las letras de tu nombre grabadas en el mármol. No vuelvo más, pero eso también lo dije la última vez.

Comments (1)

  • OZ

    si… siempre me gustó como escribes

    reply

Post a Comment